sábado, 27 de febrero de 2010

Urs

Balthasar, Santo Patrón de esta Taberna (entre otros), resumido por él mismo. Vía Hernán.

1 comentario:

Alejandro Martín Navarro dijo...

Buenísimo. Me quedo con estos párrafos:

"Pero para terminar conviene, en todo caso, tocar brevemente el punto que contiene la respuesta cristiana a las cuestiones planteadas al principio por las filosofías religiosas de la humanidad. Y digo la respuesta cristiana, pues el Antiguo Testamento y a fortiori el Islam (que permanece esencialmente en el marco de la religión de Israel) no pueden dar una respuesta suficiente a la cuestión de por qué Yahvé, o por qué Alá, crea un mundo del que no tiene necesidad para ser Dios. En ambas religiones sólo se afirma el Hecho, no el porqué.

La respuesta cristiana está contenida en los dogmas fundamentales de la Trinidad y de la Encarnación. En el dogma trinitario Dios es uno, bueno, verdadero y bello porque es esencialmente Amor y el Amor supone el Uno, el Otro y su unidad. Y si en Dios hay que poner al Otro, el Verbo, el Hijo, entonces la alteridad de la creación ya no será una caída, una pérdida, sino una imagen de Dios, al tiempo que no es Dios.

Y puesto que el Hijo es en Dios el Icono eterno del Padre, podrá sin contradicción asumir en él la imagen que es la criatura, haciéndola entrar, sin disolverla (en una falsa mística), en la comunión de la vida divina. Es aquí donde habrá que distinguir “naturaleza” y “gracia”."

Amén, San Urs. Gracias.